Una carta retrasada

Tengo quinientas veintiséis palabras para escribirte pero sobre todo para que leas, entre ellas; te quiero y te quise, Aún no decido el orden. Después algunas cosas atrasadas para contarte desde que no hablamos. Al comienzo quería compartirte pensamientos y situaciones que me sucedían, te imaginarás, lo del día a día. Lo triste es que…

Auto compasión

La mayoría de los días tengo problemas para salir de casa. Esto es algo que me ocurre desde hace años cuando mi depresión se agudizó. Entrada la pandemia, con la cuarentena, yo no sentía cambios ni desesperación. Hacía tiempo que vivía en una situación de lockdown. Los años previos había sido muy activa, con algunos…

Provisory address

Esto ha de llamarse mi estado provisorio unos cuantos metros cuadrados, cómodos con vista a las nubes. También es provisorio mi status, mi visa. Nunca hay que dar por sentada nuestra identidad, nacional o migrante. Orgullosa estoy de mi documento, y asombrada de que en este país no exista algo como tal, que acredite con…

Recuerdos de Pinamar/Comparación de las costas

Cada texto que escribo constituye una forma de narrarme a mí misma. A veces quisiera escribir de otra manera, así como también experimentar ser otra persona. Siempre me pregunto cómo sería haber nacido en un pueblo sin mar, pero ese cuestionamiento no llega lejos porque apenas puedo imaginarlo. Algunas personas adoran y conocen sus costas,…

Estas playas no son mías

Mi casa mira hacia las colinas. En español argentino me cuesta usar esta palabra pero investigué que colina no es lo mismo que sierra y tampoco es cerro. En esta ciudad las casas están en las alturas, insertas en el paisaje que diré montañoso. Desde el centro hasta casa tengo 300 metros de ascenso, acá…

Clima interoceánico

Dicen que el pasado año fue atípico en este país, las lluvias comenzaron en mayo y se extendieron hasta octubre. Soy una persona acostumbrada a las lluvias y al frío, encontré este lugar más templado que el de mi ciudad. Estoy aprendiendo a convivir con el viento y ya he experimentado mi primer sismo. Al…

Jardín Botánico

Esta mañana me desperté, preparé el mate y caminé 10 minutos hasta el Botanic Garden. Elegí vivir sobre la colina porque en mi ciudad no tenía algo parecido. Me gusta hacer actividades sola, cuando me acuerdo que no debo esperar el permiso de nadie para salir. Siempre anhelé tanto tener un hogar que desde hace…

De paseo por las librerías

Una de los primeros lugares que visité en Wellington fueron las librerías. Compré un libro de Virginia Woolf en Unity Books. El lugar me pareció que tenía una buena selección de títulos Elegí ese libro porque ya conocía a la autora y como estoy practicando mi inglés, me pareció oportuno comenzar por lo conocido. La…

Emigrar

Emigrar no es para cualquiera Desde muy chica soñé cómo iba a ser toda mi vida, como una mega producción cinematográfica a largo plazo. Una a una iban a cumplirse las etapas. Por supuesto en su imaginación, uno finaliza la anterior para comenzar una nueva. Luego esto no sucede. A cierta edad comencé a tener…

Como un grito

No podía dormir comencé a sentir un calor incómodo y sed bebí de la botella que tengo al lado de la cama. Afuera se escuchó una sirena, seguí bebiendo, me levanté para distraerme y desde el balcón ví una enorme nube sobre la ciudad, del extremo izquierdo, llamas de color rojo manaban como un grito…

Hasta los pájaros cantan distinto

Tengo mi pasaporte en la mesita de luzverde oscuro y dorado.El escudo, el sol y las manos entrelazadas. Es la única muestra de identidadademás de saberme mujer,argentina. Acá nadie sabe pronunciar mi nombrees como si hablaran a otra personapero soy yo la que responde. Hablar en otro idioma no es el mayorde los cambios.Uno debe…