300 kilómetros o más

No me arriesgo a un amor excepto que se encuentre a no menos de 300 kilómetros

De ese modo, subiré al primer bondi, combinaré trenes y subtes

Navegaré si fuera necesario para abrazar el amor

Lamento si vivimos a la vuelta de la esquina, ya te digo, no va a funcionar

¿Qué de los nervios previos a encontrarse?

De viajar horas con el pecho ansioso, de repasar especulaciones que luego se superarán con unos besos ruidosos

De pasear de la mano por calles que no volveremos a cruzar

De actuar como turistas, como parejas de años frente a desconocidos

Y si un día el amor nos encuentra en la misma ciudad, y si nos ponemos de acuerdo en la hora del día que nos vamos a amar, te pido que juguemos a que es una aventura

Y que nos desafiemos día a día a perdernos y a buscarnos, a encontrarnos y no olvidar la magia de las rutas y el miedo de no vernos

Que no perdamos nunca la soledad concurrida del otro en la memoria y que los cuerpos estén para cuando los necesitemos estrechar y no de más

Que nos respetemos las distintas y los tiempos, que nos cuidemos las espaldas al terminar el día pero nos demos el lugar a elegirnos de nuevo al siguiente

Esa es la aventura que propongo a cambio de negociar unos kilómetros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s