Ansias de nosotros

Mi cotidianidad son pestañas de Chrome.
Múltiples aplicaciones abiertas, un mail olvidado en el borrador.
Un par de actualizaciones pendientes, textos en papel a la mitad, PDF para convertir al lector.
Una agenda muy pesada para cargar, un Google calendar con actividades a tachar.
Unas ganas de escribir esto desde la incomodidad de una vereda esperando el bondi para ir a correr y terminar luego una fotocopia para profundizar en una clase donde tomamos lista y Santiago sigue ausente.
Soy un manojo de intereses, mañas que estoy adquiriendo de vivir sola.
Ansias de darme a la fuga.
Soy un celular en modo avión, una insociable sociabilidad.
Soy una solicitud pendiente, una entrada de blog, un comentario, un like.
Cuando puedo soy más, unos pies fríos en la cama, un cuello que se estira por la ventana para ver mejor el sol a la mañana.
Soy ganas de respirar primavera, un colectivo, luego un tren, unos árboles y por último un golpe de puerta, la cola de un perro y una sonrisa de ojos impacientes que me esperan.
Somos dedos entrelazados, un río, una poesía de trasnoche, dos besos, tres cervezas y dormir en un abrazo.
Y después, somos más o menos deseos de volver a vernos y el regreso a ser uno y otro todo lo que no somos juntos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s