Densidad de un océano

Estoy leyendo en el bondi, siempre alternando la mirada con el mar, agradeciendo su oleaje perfecto. Desvío la atención de las líneas de letras y palabras prolijas del texto porque pienso en el tacto de tu mano sobre mi brazo izquierdo. Pestañeo, estoy en un colectivo, tengo manos y cuerpo completo en torno a un libro pero no, porque veo tu piel en las hojas. No sé si es un recuerdo o una premonición, no sé si son tus brazos que están en otro lugar pensando en los mios, en tu pecho o en el mío que son lo mismo. Se me hace difícil describir algo que no me había sucedido hasta hoy. Pienso que tu cuerpo tiene la densidad de un océano, es sobre mi cuerpo algo fresco y nuestro contacto es igual o el resultado de la radiación del sol sobre la superficie porque nos volvemos cálidos los dos, intensos. Quiero que te quedes ahí y yo ser el Pacífico y nuestro abrazo el lugar donde se sincretizan todas nuestras corrientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s