Volver a casa

Tus brazos eran mi casa

Pero fuera de ellos llovía

Y vos no podías pasarte la vida

Rodeándome con tus brazos

Un día a mediados de mayo

Tus brazos quedaron deshabitados

Y para mí las tormentas empezaron a ser un problema

A estas alturas del año la lluvia ya no me molesta

Pero aún tengo ganas

De volver a casa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s