Tu casa, una puerta y un jazmín

No visité la esquina de tu casa

No quise perturbarte, pensé

Ahí te amé

Horneé amor en tu cocina

Y decoré con jazmines tu mesa

Sobre la cama te besé la frente

Y en la puerta lloré

Cuando me iba una lágrima escondida

Pero tambien cuando llegué

Lloré en la manga de mi camisa

Sentada en la vereda sequé los ojos y entré

No pasé por la esquina esta vez

No miré a través de las cortinas blancas

Sé que no hay vida en tu casa

No hay amor

No hay jazmines

Tu casa es una puerta cerrada

Un jardín desierto

Un hogar ausente

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s