El sendero que me lleva a vos

El poema es otro, en la noche la plaza muta

la ciudad se oye distinto y en el banco del parque estoy sola

tengo abrigo porque el tiempo cambia como el poema

que se hace oscuro a estas horas.

Estoy llegando temprano a un lugar, antes me desvío,

y me detengo un rato debajo de los árboles

mientras huelo el aroma a verano ya distante.

Ayer llovió y se nota en el pasto

No me gusta el anaranjado de los faroles

pero es cierto que las hojas lucen más otoñales así

hasta que caigan por completo y ya no queden dudas,

sea otoño.

El sendero siempre me inspira cuando las bicicletas bordean el camino de piedras

y los vértices de las esquinas me invitan a recorrerlos,

cuando veo cómo la gente se acerca y se aleja en rutinas nocturnas como la mía.

No tengo nada que quiera contarte esta noche,

las plazas resultan ser un paréntesis en las ciudades.

Vengo ligero caminando a escribir en el único lugar donde no se me exige prisa.

Si me perdés, buscame en el parque, seguro prefiera estar sola.

Dejame antes, terminar el poema,

donde no te nombro pero respirás

el mismo aroma de árboles y noche,

la misma plaza estrellada, las piedritas,

el sendero que me lleva a vos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s