Muerte en verano

Son casi las nueve,

muchos duermen.

Los esclavos del día

abren los ojos temprano,

tienen el lujo de demorar en la cama,

dan la vuelta a las dudas,

un hilo de luz pasa por debajo de la puerta

el día espera para entrar,

lo que por la anoche los desvela,

es absurdo,

no hay lugar para el miedo en las mañanas,

la gente no tiene fiebre durante el día,

nadie muere a las nueve,

sentado en la cama,

mientras apoya por primera vez,

los pies en el suelo del verano tardío.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Tin dice:

    O sí. Todo es probar…a morir a las nueve.
    Igual pruebo. O no.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s