La esquina del silencio

A unas pocas cuadras de casa hay un taller mecánico de caños de escape que se llama “La esquina del silencio”.

La mayoría de las veces me desvío para no encontrarme frente a esa inscripción lapidaria. No me gusta el frío que sale de los talleres y de las cocheras, tienen una mezcla de desolación y abandono que avisa que ese lugar no es habitable.

Nunca nadie sale ni entra de ese galpón, al menos cuando por descuido me choco con los paredones altísimos del silencio.

“La esquina del silencio”, se lee en letras mayúsculas enormes, juro que cuando cruzás por esa vereda se te quita el habla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s