Obsequios

Te obsequié una hoja seca;

como de niña regalaba flores recién cortadas a mi madre.

Una hoja con historia, sepultada por el otoño,

hallada en verano por mis manos cuando arreglaba tu jardín.

Conservaba su silueta perfecta, su muerte,

no le había quitado la rigidez de las nervaduras,

arterias perfectas por las que fluía su alimento.

De ella se podía ver a través,

estaba seca y marrón pero parecía del color del sol cuando la inclinabas a la altura de tus ojos.

Quise quedármela y a la vez ofrecértela,

para que guardaras para siempre,

mi regalo como un recuerdo, acomodado entre hojas de libro.

Mi madre ponía en vasos, las flores que yo recogía camino del colegio a casa.

A veces las veía pudrirse, otras

las tiraba porque nunca cesaba en mi acto de obsequiar.

Creo que al día de hoy no guarda recuerdos de mi infancia.

Aún así, no dejo de ofrecer flores y hojas secas a las personas que quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s