El viento

I
Como antesala de la furia del sudeste, sí
espera la lluvia enloquecido, convulso
choca contra los vidrios.
Así sí, quisiera tener algo del viento
la voluntad de quebrar
el ímpetu de arrastrar mareas, lo que cruce
la trayectoria unívoca
quisiera dislocar
en pedazos el sentido.

II

Me interesa el viento cuando anuncia la lluvia
de otra manera no entiendo la violencia,
el desorden de las cosas.
La destrucción sirve a lo salvaje
si pensamos todo lo que traslada el aire:
posibilidades de vida, incluso
muerte prematura de las flores más sensibles.
Otra cosa que no entiendo, la debilidad de los pétalos
no hay sol, viento
ni temperatura adecuada para que sobreviva una flor
como si su esperanza de vida fuera
la de una mariposa manoseada
aún no he encontrado la función de las flores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s