Ceremonia de un ciprés

Encontré larvas en el ciprés capressus

entre sus agujas vueltas hacia adentro, apelmazadas

distinguí bolsas de seda

viscosas.

Diagnosticar a un ciprés es una tarea compleja,

uno debe inspeccionar la tierra:

el riego excesivo encharca las raíces

y esto puede producir hongos tan comunes como fatales.

Cuando la conífera se infecta, es muy difícil de curar.

El agua debe suministrarse de manera adecuada,

pero nadie sabe decirlo con exactitud.

Mi pino limón encontró un rincón seguro donde no tiene exposición directa del sol.

Sin embargo, dicen que sus rayos mejoran la coloración.

Luego de revisar la tierra, debemos observar las ramas.

Si presentan coloración marrón desde la base,

de nuevo es el hongo.

Por otro lado, cuando el amarronamiento sucede desde las agujas, significa

falta de magnesio, nitrógeno o azufre.

Todos indican no entrar en pánico.

Yo pienso que debería haber un hospital de cipreses.

Un doctor de bosques,

y una ceremonia para despedir a los pinos que van muriendo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s