Dar con el balcón

Camino por los bordes, esquivo balcones por temor a que se caigan a pedazos y me aplasten. Siempre que ando algo se cae, dicen que eso es vivir, andar sorteando, atentos a lo que viene de arriba, y no sé si es lotería o adivinación; dar con el balcón a punto de caer.

Del otoño prefiero

El verano pasó como un tren por una estación olvidada. A mí me gusta que me asalte el otoño, despertar con frío en la nariz. No recordar el calor no me importa, lo bueno del sol es cuando llueve amarillo. De marzo prefiero, los primeros días antes de caer las hojas.