Carta a mi tío

Tengo tus zapatos debajo de la cama nadie se anima a probarlos los vamos a regalar sin que sepan que ya no podés usarlos, están como nuevos. Tal vez debiéramos guardarlos, para que Lucio recuerde cómo te veías. Hay una foto tuya en la billetera de la abuela, siempre estabas igual, cuando eras adolescente tenías…