Quería mirar el mar

Se le empañaron los ojos de bruma blanca, como un velo. Llovía tan fuerte que cerraba los párpados, el agua caía como cuchillos le quemó las pupilas, el sol.