La hora crítica

Me gusta la lluvia porque parece ahogarnos, el agua cuando corre se ve como la extinción de la especie. La premisa es clara, se sabe lo que hay que hacer: nadar o dejarse morir. La hora crítica es simple el agua hasta el cuello y desesperar.