Es como llorar

Mi entrenamiento en mirar arriba me dice; va a llover. Siempre dije nunca me gusto el blanco sin profundidad del cielo. Ah! Pero cuando está por llover es denso, y cuando llueve no hay que fingir. Tanto mirar nubes no quita el asombro del agua, es como llorar después de haber olvidado.