Obsequios

Te obsequié una hoja seca; como de niña regalaba flores recién cortadas a mi madre. Una hoja con historia, sepultada por el otoño, hallada en verano por mis manos cuando arreglaba tu jardín. Conservaba su silueta perfecta, su muerte, no le había quitado la rigidez de las nervaduras, arterias perfectas por las que fluía su…

La infancia

Te soñé en la infancia De cabello claro y ojos vivos Soñé el beso de tu madre en la nariz de un niño, Sucia de tierra también tus mejillas cálidas de sol El raspón de la rodilla que se curó Con un sana, sana Tu primer viaje en bicicleta Te ví tan fresco con tu…