Peninsular

En el otro extremo de la tierra Bill disfruta el sol sobre un manto de playa negra.   Hermoso contraste en la isla Deception, el cuerpo: sobre los volcanes de la Antártida.

Del otoño prefiero

El verano pasó como un tren por una estación olvidada. A mí me gusta que me asalte el otoño, despertar con frío en la nariz. No recordar el calor no me importa, lo bueno del sol es cuando llueve amarillo. De marzo prefiero, los primeros días antes de caer las hojas.

Hay que trasplantar al amor

Tenés las manos negras de tierra, desde nosotros todo en esta casa crece, las raíces escapan de las macetas. Hay que trasplantar al amor, ocupa cada vez más lugar y florece. Tus manos hacen pocitos y ahuecan el lugar donde lo dejamos un rato mucho sol mucho sol medio día de sombra y regar

Con los ojos abiertos

Si cerrás los párpados al sol se ve un círculo negro una pupila candente en negativo si sostenés la vista al interior ves capilares como redes o telas de araña también se puede llorar con los ojos abiertos

Quería mirar el mar

Se le empañaron los ojos de bruma blanca, como un velo. Llovía tan fuerte que cerraba los párpados, el agua caía como cuchillos le quemó las pupilas, el sol.

Otro verano

Mañanas en la piel de diciembre El sol por delante cae vertical entre los árboles La luna que no se escondió Vigila menos agresiva Parpadeo, pasaron dos meses De calor De lluvias De abandonarte de camino al cierre Del año, de mi pecho Otro verano Igual a todos Incertidumbre del cielo anaranjado Hace calor sin…

Mañana de sol

Las mañanas son tan mías Que celan a otros Atesoran mis claridades Como si no les sucediera otro despertar Del cielo Y de mi cuerpo Fresco Apesumbrado /a veces/ En esta mañana de sol