VI

Los libros se abren como las ventanas.

La calle se parece a un bosque

Me gustan las casas de techos altos los jardines resinosos, el olor a pinos las ventanas amplias, las cortinas corridas. Me siento de espaldas, la calle se parece a un bosque. Cierro los ojos y escucho, el decir de los árboles, las hojas creciendo