Hay personas que se confunden con lugares, quiero decir;

Amé una primavera especial, Jacarandás florecidos en medio de una ciudad. Un camino de hojas húmedas por calles que van a un río. Una casa en una esquina que da a una avenida, la ventana de un segundo piso de una habitación amarilla.

Del otoño prefiero

El verano pasó como un tren por una estación olvidada. A mí me gusta que me asalte el otoño, despertar con frío en la nariz. No recordar el calor no me importa, lo bueno del sol es cuando llueve amarillo. De marzo prefiero, los primeros días antes de caer las hojas.