La vida no golpea la puerta

Estuve saboreando existencia desde la mañana

El gusto amargo de la primera hora

Como si pudiera zafarme de la vida

Como si hubiera muerto mientras dormía

Y pierdo horas de existencia conciente

Cuando afirmo que vivo y me angustio

Quién me juzga si perdí medio día

Apropiándome de mi existencia hecha cuerpo?

Desde que sentí el peso de mis huesos sobre la cama

El dolor de mi cabeza en la almohada

Y los pies arrastrándose hacia la puerta

En la que nadie golpeó

Ni nadie vino

Nunca

Ninguna vez

Nadie vino a mi puerta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s